Una nueva columna de José Antonio Giménez en La Ley
915
post-template-default,single,single-post,postid-915,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.2.9,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Una nueva columna de José Antonio Giménez en La Ley

Una nueva columna de José Antonio Giménez en La Ley

La Ley incluye un artículo de opinión del director de comunicación de Sanserif Creatius, José Antonio Giménez, sobre los vaivenes y las luchas de poder en la Sindicatura de Greuges de la Comunidad Valenciana.

diario-nc2ba-7131-1003

La Ley nº 7131 · 10/03/09

Resumen de la noticia: La justicia esta que arde en la Comunidad Valenciana. Al descontento generalizado del estamento judicial por el desamparo material y humano en el que viven, se suman las disputas políticas por colocar un alfil en la Sindicatura de Greuges o, lo que es lo mismo, el defensor del pueblo, después de tres años de interinaje de la entidad.

(···) Defender al ciudadano es un principio loable, aunque sea a través de sugerencias. El Síndic de Greuges no es un juez, no dicta sentencias ni impone sanciones; su actuación tampoco suspende la ejecución de las resoluciones y actos administrativos o judiciales, ni los plazos legales para interponer los recursos previstos por la Ley. Pero su función es dotar de voz a los ciudadanos que lo necesiten. Y eso no siempre gusta.

La politización de la justicia ya no sobresalta a nadie. Que tiran más los colores de un partido que los derechos de los ciudadanos, nos lo demuestran día a día aquellos a los que elegimos para que nos representen. Y, como ejemplo, basta con recordar que la Sindicatura de Greuges de la Comunitat Valenciana lleva 3 años a la espera de una nueva cabeza que cortar. Entre tira y afloja de los partidos para poner unos y retirar otros, todavía no han sido capaces de alcanzar un acuerdo para ocupar el puesto vacante sin que le acompañe la apostilla “en funciones.”

www.laley.net · www.sanserif.es