Nuevo artículo de José Antonio Giménez en La Ley
2482
post-template-default,single,single-post,postid-2482,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.2.9,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Nuevo artículo de José Antonio Giménez en La Ley

Nuevo artículo de José Antonio Giménez en La Ley

La última colaboración del director de comunicación de Sanserif Creatius, José Antonio Giménez, en el diario La Ley, titulada La trágica inflexibilidad de la Ley y los ecos del pasado, deja de lado el mundo de la comunicación y el diseño para adentrarse en la interpretación de la Ley y la reiterada presencia de algunos casos en el día a día de los ciudadanos.

 La Ley nº7502 · 04/11/2010

Fragmento: El articulado de una Ley es el mismo para todos y está para cumplirlo. No hay duda respecto a esta afirmación. Como tampoco debería asombrarnos que, en ocasiones sea ambiguo, entre en disputa con otras leyes y requiera de una interpretación. Ahí está la magnificencia de nuestro sistema legal. Claro que, también hay un insondable agujero negro que nos lleva a aplicarla, en ocasiones, como si siguiésemos en el siglo XIX y no en el actual. Que hoy en día una pareja gay no pueda figurar en el Registro Civil como padres de sus hijos nacidos de madre de alquiler parece una aplicación arcaica de un corpus legal que pasa por ser uno de lo más modernos del mundo. Sería injusto juzgar un código por un caso aislado, como también lo es juzgar al firmante de la sentencia sin poder evaluar nada más que los fríos datos que traslada el papel. Aún así, resulta trágica la posible inflexibilidad de la norma en determinamos momentos de su aplicación. Más en La Ley.