Las playas accesibles, seis años contra viento y marea
1001
post-template-default,single,single-post,postid-1001,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.2.9,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-theme-ver-21.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Las playas accesibles, seis años contra viento y marea

Las playas accesibles, seis años contra viento y marea

La temporal no ha llegado a la Comunidad Valenciana con la fuerza esperada este puente. Aún así, pocos han sido los que se han atrevido a pisar las playas y menos los que se han arriesgado a tomar un baño. Los paseos marítimos y las cafeterías de primera línea estaban llenos. La arena prácticamente vacía.

Sentado en una de esas cafeterías, divisé una señalización azul. Un pictograma blanco sobre un fondo marino. Tras ella, una larga pasarela lleva directamente al mar atravesando sombrajes y dunas artificiales. Seguía ahí. La señalización del punto de playa accesible con nuestro “mortadelo” -apelativo cariñoso del pictograma- vestido con un bañador a lunares y su snorkel.

poster-playas-silla-c2b7-ana-yago

Sila anfibia · Ana Yago

Un año más, sigue en pié. La imagen que desarrollamos para el Plan de Playas Accesibles de la Comunidad Valenciana. Ha cumplido ya 6 años y sigue tan fresca como el primer día.

No fue fácil que aceptaran una propuesta tan arriesgada. La defensa del trabajo desarrollado por Ana Yago fue numantina. Al final, prevaleció el mensaje sobre la política. Y, hoy, podemos disfrutar de un proyecto innovador -playas accesibles- con una imagen desenfadada y clara de lo que pretende. Disfrutar del mar. Disfrutar de la vida.

poster-playas-muleta-c2b7-ana-yago

Muleta anfibia · Ana Yago

El éxito de esa imagen trajo nuevos proyectos. De las playas accesibles y las sillas anfibias, a muletas que flotan en el agua y parques adaptados. Todo ello, con un trabajo gráfico que, junto con el proyecto, recibió el premio Infanta Cristina en 2003. pero lo mejor de todo es que, aún hoy, muchas personas con problemas de movilidad siguen accediendo al mar libremente. Y que, por una vez, sus limitaciones de movilidad se trataron como merecían: con normalidad. Sin gravedad.

www.sanserif.es