Sanserif Creatius | Una foto dice mucho de ti
8112
post-template-default,single,single-post,postid-8112,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Una foto dice mucho de ti

Una foto dice mucho de ti

En ocasiones, no somos conscientes de lo importante que es una imagen para generar una corriente de opinión hacia una persona o situación. Simplemente la inclinación del cuerpo, la falta de luz en la mirada o una gestualidad inadecuada pueden contaminar el mensaje principal que se quiere transmitir. Incluso acertando en la composición, el momento en que se use esa imagen es determinante para su éxito.

Si es un riesgo en el día a día, imagínense lo que supone una instantánea inadecuada usada en un cartel político. Lo hemos visto esta misma semana con el anuncio del retorno de Pablo Iglesias al ruedo político y su cartel mano alzada, frente a una gran multitud, y de espaldas al espectador con un mensaje de cabecera con mucha intención; Vuelve. Remarcando “el”, con intención diáfana de ungirlo como el salvador del partido, ahora que tanto se le necesita. Hay quien verá el error en el exceso de devoción al líder, que también. No obstante, el mayor error es lanzarlo en la semana que se celebra el Día Internacional de la Mujer.  Más que la imagen, era el contexto lo inadecuado.

De ahí que una fotografía política –o mejor dicho de un político- deba cumplir, al menos, tres normas básicas: Lo primero, empatizar con quien la ve, no sólo con los fieles. Situar al candidato en el contexto adecuado, los fondos planos son cosa del pasado. Entender que, aunque vivimos en un mundo audiovisual, el texto importa. Y no sólo en su primer nivel de lectura, ni como mensaje icónico.

Por eso, en Sanserif.es nos preocupa el conjunto y el momento en que se presentarla la imagen, no sólo el mensaje que se aspire a dar con ella. A veces, se pierde la guerra sin empezar la batalla.