Sanserif Creatius | El Duende: Joyas Únicas
7116
post-template-default,single,single-post,postid-7116,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

El Duende: Joyas Únicas

El Duende: Joyas Únicas

ElDuende-n154p28-29

El Duende nº154 P 28-31

Incluimos un extracto del reportaje “Joyas Únicas” de Laura S. Lara en la revista El Duende, en el que habla de la faceta artesana de José Antonio Giménez, uno de los referentes de nuestro estudio Sanserif Creatius.

Extracto: El artista José Antonio Giménez es tajante en este sentido. “hay que entender que la joyería actual no puede limitarse a los usos, costumbres y soportes tradicionales”. En su estudio, Sanserif Creatius, se consideran artesanos contemporáneos, y por esta razón no se casa con una disciplina u oficio determinado. “Trascendemos de la cerámica al estampado textil, el vidrio soplado o los bolillos, pero también al grabado láser o al uso de materiales industriales reciclados, olvidándonos de los cánones artísticos y comerciales y buscando transmitir sensaciones y estados de ánimo.

Ser artesanos en el siglo XXI nos obliga a trabajar con todo lo que tenemos alrededor con inspiración artísticas, aunque siempre realizamos vuelos cautivos, anclados con una cuerda al suelo, pues tenemos una concepción técnica que hace que nuestro universo objetual sea estético, pero también funcional”, argumenta Giménez.

ElDuende-n154p30-31

La clave de su trabajo es aportar soluciones realistas a problemas o necesidades actuales. De ahí sales piezas basadas en pictogramas folclóricos con aspecto de sello o camafeo, joyas de tierra de cultivo, complementos masculinos convertidos en obras de arte o intervenciones en objetos cotidianos, como cuberterías, que mediante el grabado se convierten en piezas únicas. Elementos colaborativos, souvenirs que se descontextualizan de un periodo concreto del año, detalles infantiles que promueven comportamientos responsables y también obras decorativas, objetos funcionales a los que aportan un nuevo valor

“No esperamos a que nos pidan encargos, preferimos observar nuestro entorno y las relaciones sociales, y ver qué podemos aportar para mejorarlo”, añade el artesano. Por eso realizan colaboraciones con otros artistas o incorporan sus técnicas a sus diseños e ideas de trabajo. “Nos gusta mantener nuestro laboratorio en un perfecto caos creativo en el que la ansiedad de enfrentarnos a nuevos materiales, usos y procesos nos permita experimentar otros modos de relacionarnos con los demás”. Más info en El Duende